Asociación Salmantina Protectora de Animales y Plantas

ASPAP se hace cargo de 120 canarios incautados a un individuo que traficaba con especies protegidas

Canarios

La pasada semana el Seprona detuvo a un individuo que tenía en su domicilio 240 aves en condiciones lamentables.

Encontraron ejemplares de especies exóticas (picos de coral, tórtolas, rosellas,  pollitos africanos, loros...) y otras comunes (123 canarios) hacinados en jaulas inmundas y que iban a ser utilizadas para su comercialización. En principio los animales fueron llevadas al Centro de recuperación de aves Las Dunas dependiente de la Junta de Castilla y León, pero ante la cantidad enorme de aves existente el Seprona se puso en contacto con nosotros para ver si podíamos encontrar una solución para los 123 canarios.

Tras varias gestiones se propuso al Seprona y a la Junta que los animales pudieran quedar en depósito bajo la custodia de la Protectora de Animales.: un colaborador nuestro, experto en aves y gran amante de las mismas, cuidará de los pájaros hasta que el juez determine qué hacer con todos estos animales. El sábado por la mañana miembros de la Protectora nos acercamos al centro de recuperación a por los canarios y nos dijeron que 3 de ellos ya habían muerto por las condiciones en las que llegaron. Nuestro colaborador detectó además que algunos de ellos tenían asma y otros alguna pata fracturada fruto del hacinamiento y la jaula en la que estaban encerrados.

Afortunadamente los pajarillos irán a vivir a un espacio amplio, en el que podrán volar, bañarse y disfrutar de todos los cuidados que necesitan y merecen.

Queremos agradecer al Seprona y al Dpto. de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, la celeridad con la que han actuado en este caso y la confianza depositada en nuestra Asociación para lograr una solución conjunta al problema, evitando más muertes y logrando un buen destino para todas estas aves.

Desde la Protectora de Animales solicitaremos que los animales pasen definitivamente a nuestra propiedad y por supuesto que a este individuo, acusado de traficar con especies protegidas, se le incapacite para la tenencia de animales de ningún tipo.

Por desgracia éste no es un caso aislado. El tráfico de animales es algo común en nuestro país y mueve millones de euros: aves, reptiles, primates y sobre todo perros de raza procedentes de países del este, todos ellos son transportados en tales condiciones que muchos  mueren en el camino y otros llegan enfermos. Los que sobreviven son vendidos por criadores y tiendas que obtienen jugosos beneficios a su costa. Pero también existe la otra cara del negocio, las exportaciones masivas de animales que tienen por destino algunos países centroeuropeos e incluso asiáticos: miles de animales abandonados y "rescatados" de las perreras por ciertas asociaciones, que acaban siendo transportados a cientos como "adoptados" cuando lo cierto es que su rastro desaparece una vez llegados a esos países. Negocios basados en la vida de inocentes que llenan los bolsillos de gentuza sin escrúpulos ante la indiferencia de muchos y lo que es peor, bajo la tutela, en ciertos casos, de algunas instituciones.

Ojalá que algún día casos como el que os presentamos puedan ser algo anecdótico y nuestro lema "NO PARTICIPES EN EL INJUSTO NEGOCIO DE LOS SERES VIVOS" no tuviera que ser recordado.

ImprimirCorreo electrónico