DARTAGNAN Y PIPITAS, PEQUEÑAS HISTORIAS.

por | Abr 26, 2020 | Noticias, Pequeñas historias

Os vamos a presentar a dos amigos un tanto especiales. Pequeñas historias que nos deben hacer reflexionar sobre la responsabilidad que implica traer a un animal a nuestras casas, sea de la especie que sea. 

DARTAGNAN es un galápago europeo que apareció bajo un coche en un parque de la ciudad. Es una zona autóctona de la zona y además protegida, pero alguien decidió en su día sacarle de su hábitat y encerrarle en un piso, y decidió otro día dejarle abandonado en ese parque para que se buscara la vida. Lo que pasara entre medias no lo sabemos porque el pobre DARTAGNAN tenía las patas delanteras medio mutiladas y las traseras en parte. 

Un vecino de la zona lo encontró y lo trasladó a una farmacia de la zona, donde recibió los primeros auxilios para limpiar sus heridas. Nos llamaron desde allí para explicarnos la situación, y fuimos a buscarle. Desde ASPAP, la Protectora de Animales de Salamanca, nos pusimos en contacto con la Institución encargada de la protección de estas especies, que nos pidió que recuperáramos al pequeño Dartagnan y posteriormente intentáramos reintroducirle en su hábitat natural. 

Tuvo que quedar ingresado en la Clínica Serenguetti y su recuperación es muy lenta, como la de todos los reptiles, pero esperamos que en unas pocas semanas esté listo para recuperar su antigua vida en libertad.

Y días depués llegó PIPITAS a nuestras manos, una ratita de laboratorio abandonada a su suerte en su jaula y con un letrero en el que informaba que «era muy buena y no mordía». Leer para creer….. La pobrecita nos miraba desde dentro de su casa, luego ya se acercó a nosotr@s moviendo sus bigotes y cuando decidió que no había peligro, volvió a sus actividades cotidianas, jugar en la rueda y comer,. 

PIPITAS ya está adoptada y ha tenido la suerte de irse a compartir vida con otra amiga de la misma especie. Su adoptante nos dice que son animales muy listos, y que ambas ratitas se llevan muy bien y son animales muy listos. Comparten maíces, piensos, pipas y ruedas para jugar, y cuando ella anda por casa, salen de la jaula y corretean por todo el pasillo, todo un mini paraíso para estas dos pequeñas roedoras.

Estos dos pequeños amigos han tenido mucha suerte, pero por favor, seamos responsables a la hora de adquirir animales y sobre todo, nunca saquemos de su hábitat a aquéllos que han nacido para estar en libertad. 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies