NELA, UNA BÓXER FAMÉLICA QUE VIVÍA ENTRE EXCREMENTOS

por | May 2, 2020 | Denuncias

Otra historia triste para denunciar y reflexionar. Os contamos los pasos, que seguro que os resultan conocidos en otros casos:

1- Novia compra una cachorrita de bóxer para regalársela a su novio.

2- Embarazo a la vista y cachorrita que crece y exige mucho más tiempo de lo que apetece dedicarle. 

3- Nace una niña y a la vez una decisión, la perra sobra en casa y hay que buscarle un dueño.

4- La bóxer se regala y nunca más se vuelve a saber de ella hasta que………

Lo que iba a ser un día tranquilo y soleado en el refugio de ASPAP, (la Protectora de Animales de Salamanca), se convirtió en una maratón para rescatar a una perrilla en situación de abandono total. Recibimos el aviso a media tarde, una petición de ayuda desesperada para una perra encerrada en un lugar cochambroso, lúgrube, a las afueras de Salamanca. Llevaba meses allí, a la intemperie soportando las heladas sin más cobijo que el cielo, pero desde hace 7 días nadie iba a ponerle ni agua ni comida, salvo la que esa persona podía echarle entre la alambrada. Los excrementos la rodeaban y sus costillas se notaban a simple vista. 

En ese mismo momento denunciamos la situación a la Policía Local de Salamanca, que se pusieron en marcha rápidamente para localizar al dueño. Tenemos que agradecer a los agentes desde ASPAP, su apoyo y su mano izquierda para convencer al dueño que nos cediera a la perra (porque si no quiere, ahí se queda y aunque pusiéramos denuncia podrían pasar meses hasta que se resolviera). Según el dueño se llamaba Bela, se la habían regalado porque ya no la querían y él se la llevó a una finca pero luego la metió allí. Sobre no atenderla y tenerla a la intemperie nos dijo que no pensó que se quedara sin comida ni agua y que tuviera frío. 

Se hizo de noche pero salimos de allí con NELA (su verdadero nombre!!) y ella, como sabiendo que le habíamos regalado una nueva vida, nos regaló a su vez un buen lametón, a uno de los policías como premio a su buen hacer profesional y personal y a nosotras por premiarle con una lata rica nada más meterla en la furgoneta.

Nos fuimos corriendo a la Clinica donde nos esperaban a pesar de las horas. Se le hizo un chequeo completo, test de lehismania y desparasitación. Todo parecía estar bien, las secuelas que arrastraba eran heridas resecas, granulomas por el frío acumulado pero que desaparecerían, y una delgadez extrema (16 kg). Estaba como ausente y tristona, algo normal habida cuenta que la perra tenía 3 años y desde cachorra llevaba aislada y encerrada. Nada que no pudiera solucionarse con buenos cuidados, muchos mimos y un espacio enorme para correr libre, «Algarabía».

Al día siguiente subió al refugio de ASPAP y empezó el cambio. Tan contenta que estaba con su casa nueva, en la que no podía faltar una cama bien calentita y toda la comida que quisiera. Pero también amigos, en este caso LUCHO y FELIPE hicieron de anfitriones para ir acostumbrando a NELA a convivir con otros perros. En apenas una semana el cambio fue espectacular, una perra guapa y feliz, ,deseosa de estar con gente y jugar lo que nunca pudo, recibir mimos, saborear chuches…

En ASPAP, estamos felices de tener a NELA junto a nosotros pero queremos que pronto conozca un hogar de verdad, el que le negaron con pocos meses. Os pedimos a tod@s los que formáis parte de esta pequeña familia llamada ASPAP, que nos ayudéis a conseguirlo. Seguro que muchos conocéis a personas estupendas deseosas de adoptar dos ojos saltones y un morrete arrugado que envuelven cariño a raudales. Empecemos a soñar con ese final feliz!!!

(Marzo 2016)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies